MI HISTORIA

Nací y crecí en una familia de clase media de la ciudad de Tunja, tuve una infancia feliz rodeada de mis padres Roberto y Lucila, y de mis hermanas Yesica Tatiana y Laura Catalina. Me gradué de bachiller en el Colegio de Nuestra Señora del Rosario en 2006 y en 2012 recibí mi título como abogada de la Universidad Santo Tomás.

Soy una mujer felizmente casada con Francisco Vargas y nuestro proyecto de vida lo enriquece la presencia de nuestra pequeña hija Salomé quien de nuestra mano da sus primeros pasos. Esa es precisamente una de las metas en mi aspiración de llegar a la Alcaldía de Tunja, que los niños de nuestra ciudad puedan crecer felices, tranquilos y con todas las posibilidades para educarse y, como yo, aportarle al bienestar de la ciudad.

Y para eso me he preparado, además de ser abogada, en 2012 cursé y concluí una especialización en Derecho Administrativo, y en 2018 una especialización en Gobierno y Gestión Territorial de la Universidad Santo Tomás. En 2020 finalicé una maestría en Gobernabilidad Pública con la Universidad de Baja California México D.F., y en 2021 logré el Doctorado en Gerencia Pública y Política Social de esa misma institución.

Tengo 33 años y mi vida laboral la he dedicado especialmente al sector público. En 2013 fui designada como alcaldesa encargada del municipio de Covarachía.
De 2013 a 2015, y en 2022, me desempeñé como asesora del Despacho del Gobernador de Boyacá. Gracias al favor de los boyacenses de diversas regiones del departamento entre 2016 y 2019 ejercí como Diputada en la Asamblea de Boyacá.

En 2020 ocupé el cargo de Secretaria de Gobierno y Acción Comunal del departamento y en 2021 fui nombrada como Secretaria General de la Gobernación de Boyacá.

Lo que me he propuesto lo he conseguido, con trabajo, con persistencia, y desde niña esa ha sido una de mis características. Mi papá siempre cuenta como anécdota cuando yo lideraba a mis amigas del barrio en los juegos de infancia.

También desde mi etapa juvenil, y gracias a la inspiración de mi familia, he tenido una particular sensibilidad social por las personas con necesidades. Los abuelitos desamparados me parten el corazón y por ellos quiero implementar una política pública dirigida a brindarles una atención integral.

Soy una mujer creyente, mi patrona es la Virgen del Milagro, y de su mano he logrado sobrellevar situaciones difíciles como cuando debí enfrentar el reto de hacer campaña para la Asamblea de Boyacá en muletas por un accidente que tuve. Creo en el diálogo como recurso valioso para superar los problemas y concertar las soluciones, el diálogo propicia la confianza y la confianza nos permite construir en comunidad.

Quiero aportarle toda mi experiencia personal y profesional a esta ciudad de mis amores, Quiero que Tunja vuelva a tener confianza en sus autoridades, en sus instituciones, que podamos salir a caminar sin la zozobra de la inseguridad, una ciudad amable en la cual respetemos las normas y los derechos individuales, en donde el arte y la cultura estén presentes en todos sus espacios.

Tunja debe caracterizarse por el civismo y la solidaridad de quienes la habitamos, por el cuidado de los recursos con que Dios y la naturaleza nos ha bendecido. Tunja debe avanzar para convertirse en un modelo de desarrollo integral a través de empresas robustas y de comunidades organizadas en asociaciones y cooperativas desde las cuales se genere empleo y bienestar para todos.

Esa es la ciudad de mis sueños y sé que usted también lo desea. Le invitó a caminar juntos hacia ese propósito. Con su apoyo el próximo 29 de octubre seré alcaldesa de Tunja.

Gracia por su confianza.